competencia

Si una marca es una promesa de valor, ¿qué es el PSOE?

Si una marca es una promesa de valor, ¿qué es el PSOE?

Como ya hicimos en su día cuando hablamos de las incoherencias de marca del Partido Popular (o como hacemos siempre que tocamos temas de actualidad política) nos gusta recordar que esto es un blog de Branding y que, si acaso, los acontecimientos políticos no son más que la excusa para hablar de Comunicación política: eso sí que nos interesa.

Qué os vamos a contar de las últimas semanas del Partido Socialista Obrero Español que no sepáis ya. Tras la dimisión forzada de Pedro Sánchez y la creación de una gestora para comandar la difícil situación del PSOE, ahora es el partido quien debe tener el debate que siempre hubo pero algunos intentaron acallar. Así, el comité federal se reunirá previsiblemente este domingo 23 de octubre para decidir si se abstiene o no ante una hipotética segunda investidura del candidato del Partido Popular Mariano Rajoy.

¿Qué debería hacer el PSOE como marca? ¿Qué es mejor para el partido, abstenerse o ir a terceras elecciones? ¿Estaba la deriva de Sánchez justificada o por el contrario la mejor manera de recuperar el terreno perdido es permitiendo un gobierno de Rajoy? Aquí nuestro análisis brandero.

El Naming en la industria farmacéutica: los medicamentos Forte

El Naming en la industria farmacéutica: los medicamentos Forte

Crear un nombre de marca no es una decisión trivial. Por eso, en EMOTE realizamos un trabajo estratégico-creativo que comprende el análisis competitivo, el estudio de las audiencias, los valores corporativos y la categoría donde se encuadra la marca, entre otros. Es posible que otras agencias de Naming no lo hagan. Incluso es posible que algunas "agencias" digan que trabajan Naming refiriéndose a pasar a sus clientes un listado de nombres. Como también es posible que por estas fechas (tan entrañables, pero gélidas) os hayáis constipado. En tal caso, esperamos que no lo hayáis pillado muy fuerte. ¿O deberíamos decir forte?

Y es que si os acercáis a vuestro médico de confianza arrastrando congestión, mucosidades varias o dolores de cabeza recurrentes es posible que la receta contenga algún que otro forte. Y no sólo si os encontráis mal. Pongamos que queréis quitaros unos quilos antes del atracón navideño (empezando así una desaconsejable dieta acordeón). O que estáis poniendo a prueba vuestra capacidad digestiva ante las comidas que se avecinan y necesitáis tomar algo para mitigar el ardor de estómago. Por supuesto, también ahí encontraréis medicamentos con la palabra mágica.

Forte es una moda de Naming en el sector Farma y su uso tiene aspectos positivos y negativos.

Naming: mucho más que un nombre de marca (I)

Naming: mucho más que un nombre de marca (I)

Ayer tuvimos un gran debate en Twitter sobre la entrevista de Brandemia a Jacob Benbunan (Saffron) y, concretamente, sobre sus palabras cuando se le pregunta acerca del Naming. Esto, tal cual, es lo que opina Jacob: 

El naming no es nada importante, empecemos por donde hay que empezar. Cualquier nombre vale. Y el que me lo quiera rebatir que me explique por qué alguien dice que un naming tiene que ser diferenciador y existe una compañía que se llame General Electric o American Airlines.

Si alguien dice por qué un nombre tiene que ser pequeño, que venga y me explique por qué existe un nombre como Price Water House Coopers. Si alguien quiere decir que un nombre tiene que ser fácil de escribir y de pronunciar, que me explique qué pasa con Häagen Dazs con Schweppes. Si alguien dice que no puede tener connotaciones negativas que me hable de Rabobank o Virgin Atlantic… y son todas marcas de mucho peso.

Como en EMOTE nos gusta llevar la contraria, siempre desde el respeto y con ánimo de generar debate brandero, hemos pensado que, sólo a veces, una imagen vale más que mil palabras.

 

Donuts: por qué vuelve el Original, por qué no acaba de volver

Donuts: por qué vuelve el Original, por qué no acaba de volver

El 12 de abril de 1962 Andreu Costafreda lanzó al mercado un producto con forma de rosquilla que descubrió en Estados Unidos y del que hoy se consumen 500 millones de unidades al año. Estamos hablando de Donuts, cuyo nombre se creó a partir del genérico anglosajón doughnut, y cuya marca (denominativa y figurativa) es propiedad de Panrico.

Este mes los Donuts celebran su 50 aniversario y con motivo de la efeméride Panrico ha anunciado el relanzamiento del Donuts original. "¿Me he perdido algo? ¿Es que acaso los Donuts que encontramos en cualquier supermercado, o en la cafetería de al lado, no son los originales?", se estará preguntando alguno de nuestros lectores. Pues no lo son. O al menos eso es lo que por fin ha acabado reconociendo Panrico, forzada a realizar este movimiento que atañe tanto a marketing mix (producto y packaging) como estratégico a nivel de Comunicación de marca.

Y es que aun facturando aproximadamente 200 millones de euros anuales, la marca ha ido perdiendo cuota de mercado año tras año. Donuts cuenta con un índice de popularidad del 99,7 %, pero la empresa propietaria de la marca ha tenido que refinanciar su deuda en dos ocasiones, gracias a la compra mayoritaria de Oaktree, situando la deuda actual de la compañía en 90 millones de euros. Teniendo en cuenta esos números de notoriedad y esos números financieros... algo no cuadra aquí.

¿Por qué Donuts hace un relaunch de su producto original? O lo que es lo mismo... ¿cuáles son los motivos por los que una marca renombrada como Donuts no funciona? 

Blackberry intenta emular a iPhone

Blackberry intenta emular a iPhone

Tras los lanzamientos de HTC Touch Diamond, Samsung Omnia, Nokia 5800 XpressMusic y Sony Ericsson Xperia X1 (por cierto, ¿alguien sabe con qué agencia trabaja Sony Ericsson sus proyectos de Naming?) RIM no iba a ser menos. Este otoño saldrá a la venta su nueva BlackBerry Storm, destinada ahacerle la competencia al archinotorio iPhone (fuenteEl Mundo).

Lo curioso del tema es que este nuevo dispositivo no es 100 % asimilable al gadget de Apple: la Storm cuenta con ClickThrough, la interfaz “equivalente” al MultiTouch de iPhone, pero no se ha despojado del todo de esos botones de plástico por los que es famosa. Es, de hecho, un dispositivo híbrido.

Tecnológicamente dista bastante del potencial del iPhone, aunque no es el objetivo de este blog entrar en aspectos técnicos. Lo que sí es digno de mención es el ya confirmado efecto llamada que se suponía podía crear Apple cuando presentó su teléfono móvil. ¿Debe temer el gigante de Cupertino ante tal afluencia de amigos en la categoría?

Ciertamente, no. Porque iPhone es la primera marca de una categoría que no existía: teléfonos móviles multitouch. O dicho de otro modo, iPhone creó la categoría. Sí, un iPhone es mucho más que eso, pero así es como la mayoría de consumidores lo encuadran en su mente. Cuando una marca es pionera en la categoría, debería recibir con los brazos abiertos a su competencia.

El mejor antídoto contra la crisis

El mejor antídoto contra la crisis

Si pudiéramos crear una nube de palabras (a modo de tags cloud) que se oyen por la calle, en los bares, en las empresas, en casa… seguramente una de ellas destacaría entre las demás: CRISIS.

Estamos en crisis, ¿alguien lo duda ya a estas alturas de la película? Hasta los más reacios a hacerlo han acabado reconociéndolo. ¿Y qué hacen las familias cuando hay crisis? Gastar lo justo, quitarse esos pequeños caprichos de fin de semana, viajar menos… y algo muy pero que muy peligroso: comprar menos “marcas”.

Sí, eso dicen. Que cuando uno no llega a fin de mes, las marcas pasan a un segundo plano. Es el momento de Mercadona, de Carrefour, de Eroski. La hora de los productos low cost, de las promociones, de las ofertas last minute. Eso es falso.

¿Acaso alguien cree que marcas como Zara, BMW, Mahou, Lancôme o IKEA van a sucumbir? Seguramente los crecimientos anuales en ventas no serán los esperados, que suelen ser altos. Seguramente la frecuencia de compra será menorPero la clave radica en que estas marcas no perderán la fidelidad de compra de sus audiencias durante la crisis. Porque son marcas, no productos.

Nótese que incluimos en la pequeña BrandList anterior algunas marcas que muchos consideran low cost. Pero también otras que distan mucho de ser definidas como tales. Lo importante no es lo cara o barata que es una marca. Lo importante es que una marca exprese algo, que no nos deje indiferentes, que logre crear una conexión emocional con su audiencia. Sólo de esa forma las marcas perduran en el tiempo, en épocas de vacas gordas y en tiempos de vacas flacas.